Primeros espasmos en torno al cataclismo.

Arrebolados espasmos
remasterizados en Nashville,
pasan los días húmedos,
pájaros mojados sin canto.

Entrecruzados guiños
frente al espejo empañado,
recabando un rayo de sol
imposible en las catacumbas...

La movida es que no salgo
ni amanezco al mañana,
descubro a veces,
como la vida es mi drama.

Karma, mandala y consuelo,
largo y camino entre legañas,
ruido de fondo, ruido que clama,
volveré a sentir el sol,
se que eso ocurrirá
cuando destape la corteza de mi desgana.

1 comentario:

POEM dijo...

muy bueno tu poema

pasaré por tu blog siempre cuando tenga un rato

beso en trance